La creatividad y el ingenio de nuestros artesanos, sumados a la técnica y experiencia adquirida
en todos los años de existencia, otorgan al Centro Suizo Relojero, la potestad de garantizar
una adecuada y casi perfecta restauración de las piezas que ingresan a nuestro Centro.